sábado, 14 de abril de 2012

Caja de cultivo de madera. Instrucciones para construirla.


Es muy sencillo construir tu propia caja de cultivo. Las medidas de la caja vienen establecidas, por una parte, por el espacio que tengamos disponible, y por otra, por unas dimensiones máximas que nos permitan manejar la caja con comodidad. Medidas prácticas son, por ejemplo, un máximo de 120 cm de ancho y 150 cm de largo. Nosotros necesitábamos cajas más pequeñas, de modo que las hemos construido con unas dimensiones de 60 x 100 cm. De acuerdo con estas dimensiones, para construir tu caja necesitarás:

2 tablas de 103 x 20 cm y 15 mm de grosor para dos lados
2 tablas de 60 x 20 cm y 15 mm de grosor para los otros dos lados
5 tablas de 63 x 20 cm y 15 mm de grosor para el fondo
40 tornillos de 35 mm de largo y 3 mm de diámetro
4 escuadras planas de 6 cm de pata y 17 mm de anchura
1 lámina de polietileno negro de 150 micras de grosor y 183 x 143 cm
1 pasamuros de PVC de ½ pulgada
1 llave de PVC de ½ pulgada
Grapas de 8 mm de pata
1 trozo de malla de 10 x 10 cm de 0,5 a 2 mm de cuadricula

Las tablas laterales de la caja deben tener entre 20 y 22 cm de ancho; esta anchura será la profundidad de la caja. Las tablas del fondo pueden ser más estrechas o más anchas y se puede dejar una separación entre ellas de 1 a 2 cm. El grosor de las tablas puede variar entre 15 y 18 mm.

Ensamblaje:
Para ensamblar las tablas lo ideal es emplear tornillos que fijen las tablas laterales de 103 cm a las de 60 cm. También se pueden usar clavos en vez de tornillos si quieres construir la caja más rápido, aunque será menos sólida. Tres tornillos por cada esquina bastarán, uno en la parte superior, uno en el centro y uno en la parte baja. Estos tornillos pueden ser de 35 mm de largo para que traspasen el grosor de las tablas de 103 cm y penetren suficientemente en las de 60 cm. Dado que hay 4 esquinas necesitamos 12 tornillos.

Uniendo los lados de la caja. En este caso hemos usado clavos en lugar de tornillos
 Estos mismos tornillos nos valen para sujetar las tablas del fondo de la caja a las laterales. Colocaremos 2 tornillos en cada extremo de cada tabla del fondo. Por lo tanto son 4 tornillos por tabla por 5 tablas, necesitamos 20 tornillos.

Colocamos las tablas del fondo de la caja
 Ahora, para dar mayor solidez a la caja, teniendo en cuenta que va a contener más de 60 kg entre el peso del agua, la tapa y las plantas, podemos reforzarla con unas escuadras planas colocadas en la parte superior de las esquinas, con los mismos tornillos que hemos usado antes. Con dos tornillos por cada escuadra será suficiente. Para esto necesitamos otros 8 tornillos.

Escuadras galvanizadas
 Resumiendo, necesitamos un total de 40 tornillos para la caja. El diámetro de todos estos tornillos puede ser de 3 mm.

Tornillos para montar la caja y clavos que pueden sustituirlos
 Ni que decir tiene que en ningún caso debe perforarse la madera interiormente.

La caja está totalmente ensamblada
 Impermeabilización:
Lo siguiente es impermeabilizar la caja, ya que vamos a llenarla de agua y por ello necesitamos proteger la madera y también evitar que el agua se pierda. Para esto usaremos lámina de polietileno negro de 150 micras de grosor. Este material se vende en los almacenes en diversos anchos. Para forrar nuestra caja se cubre con la lámina toda la madera interiormente y también el exterior de los lados.
Por lo tanto en el sentido de la anchura de la caja, la dimensión del plástico es:
20 cm del lado exterior + 1,5 cm de grosor de la tabla + 20 cm del lado interior
Todo esto multiplicado por 2 porque tenemos dos tablas, la de la izquierda y la de la derecha. El total de esto es 83 cm. A esto le tenemos que sumar la longitud del fondo de la caja, 100 cm. Entonces 83 + 100 = 183 cm de largo del plástico.
Ahora, en el sentido de la longitud de la caja, tendremos de igual modo:
20 cm del lado exterior + 1,5 cm de grueso de tabla + 20 cm del lado interior. Todo esto multiplicado por 2 para incluir el lado opuesto, hacen un total de 83 cm, a los que hay que sumar 60 cm de ancho del fondo. Por lo tanto son 83 + 60 =  143 cm de ancho del plástico.
Según esto compraríamos unos 2 metros de lámina de 1,5 metros de anchura, o bien 1 metro de lámina de 3 metros de anchura. En todo caso nos adaptaremos a las medidas que encontremos en el almacén, ya que la lámina de polietileno se fabrica en diversos anchos.

Con esta lámina forramos el interior de la caja, pegándola bien a las paredes y al fondo, sin que se formen bolsas de aire ni pliegues, que iremos desplazando hasta los rincones. En los rincones interiores y en sus correspondientes esquinas exteriores acumulamos los pliegues de la lámina y procuramos organizarlos de modo que la caja quede bien forrada.

Ajustando el plástico interiormente

y exteriormente antes de graparlo
 Fijamos la lámina grapándola exteriormente a la madera, con una grapadora manual o automática, con grapas de 8 mm de pata. Es preferible colocar otro trozo de plástico entre la grapa y la lámina, o bien doblar la lámina en la zona a grapar para darle más fuerza.   

Así queda ya grapado
 Con esto tenemos construida nuestra caja de cultivo.

Desagüe:
Esta caja se puede emplear también para cultivar con sustrato. Para ello es necesario dar salida al agua que sobra después de regar. ¿Cómo hacer esto? Es muy sencillo: se compra un pasamuros de PVC de ½ pulgada. Cuando la caja de madera está montada y antes de forrarla con el plástico, se presenta el pasamuros en la parte más baja del interior de uno de los lados de la caja y se marca el lugar en el que hay que perforar con un taladro haciendo un agujero de ½ pulgada por donde colocar el pasamuros.  

Se perfora la caja
Una vez se ha grapado la lámina de polietileno en toda la caja, se perfora la lámina con cuidado en el lugar en el que se va a colocar el pasamuros y se coloca este de modo que la junta estanca de su parte interior aprese la lámina de plástico. 

Pieza del pasamuros en el interior de la caja
Para evitar que se salga el sustrato por el desagüe, colocamos el trozo de malla de 10 x 10 cm delante del orificio interno del pasamuros, procurando que al rellenar con el sustrato no se desplace.

Malla que tapa la boca del pasamuros para impedir que escape el sustrato
 Ahora colocamos una llave de PVC en la parte externa del pasamuros y ya tenemos un punto de salida del exceso de agua que es estanco y que además podemos abrir y cerrar a voluntad.

Pasamuros al que se ha conectado una llave. Observese el exceso de agua fluyendo al exterior
 La caja está totalmente preparada para cualquiera de las modalidades de cultivo sin suelo que deseemos aplicar, hidropónico a raíz flotante, hidropónico con sustrato, o cultivo en sustrato orgánico.

 Buen cultivo.

5 comentarios:

  1. Pilar: ¿Para cuando las lechugas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar las lechugas ya están ahí, recién plantadas y las vamos a ver crecer en los próximos días. Saludos.

      Eliminar
  2. buentraajo quehacen losfelicito sobre todo enseñar a la gente aser autosuficientes...}


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marcelaina,
      eso es lo que pretendemos, contribuir a aumentar las capacidades de autosuficiencia, al mismo tiempo que ser capaces de producir alimentos más saludables y también algo no menos importante, pasarlo bien, divertirse cultivando las plantas.
      Un saludo muy cordial,

      Eliminar
  3. my¿uybueno su trabajo los felicitopor ayudara la gente a ser autosuficientes....

    ResponderEliminar